Los dominios .es comienzan a perder el ritmo de registros

No corren buenos tiempos para las extensiones .es, pues desde su nacimiento en el año 1989 no habían parado de crecer, y ahora, después de casi treinta años su incremento no es tan exponencial como entonces.

Lejos queda el año 2006, cuando aumentaron los registros de dominios .es en un 70%, aunque en los años siguientes ni siquiera llegaron a estar por encima del 20%. Durante 2016 tan sólo se incrementó el volumen de registros en una tasa del 2,4% con respecto al año anterior, lo que se traduce en una gran bajada en el número de registros.

Entre las explicaciones que se pueden dar sobre este fenómeno se encuentran además de la “madurez” del dominio, el hecho de que en 2013 la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) puso muchas facilidades a la hora de crear nuevas extensiones y, por tanto, comenzaron a nacer promociones muy agresivas a precios realmente competitivos. Hoy en día los .es no sólo compiten con los tradicionales genéricos .com, .net o .org, sino que lo hacen con un sinfín de extensiones que se ajustan mucho mejor a las necesidades de los internautas que deciden poner en marcha un proyecto web. Así, con la apertura de la convocatoria para el registro de las nuevas extensiones en 2013 por la ICANN, se consiguieron en poco tiempo un total de 1930 solicitudes, de las cuales muchas se quedaron por el camino (ascendieron a unas 600 antes de comenzar el proceso y 42 no fueron aceptadas). Además, se pusieron en el mercado dentro del territorio español los dominios regionales, los cuales sí que han sido una verdadera competencia para los .es, ya que sus segmentos de clientes son parecidos.

No obstante, los expertos aseguran que los dominios .es son los que mayor confianza generan entre la ciudadanía española, entre otros aspectos por su bajo coste de registro… así como por otra serie de variables que lo convierten en un producto apetecible por los internautas. De hecho, suelen posicionar muy bien en buscadores, aspecto fundamental para las personas que dispongan de una web; y además, con el añadido de ser un bien gestionado por una entidad pública empresarial; por consiguiente, su uso y propiedad están perfectamente legislados.

Diversos estudios han concluido que una buena estrategia para hacer volver a la actualidad estos dominios, es que exista colaboración entre las entidades privadas y públicas que permitan continuar divulgando la utilidad de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *