Escritorio virtual

Escritorios remotos VS escritorios virtuales

Ya llevamos varios posts hablando sobre escritorios remotos y escritorios virtualespero, ¿cuál es su diferencia? ¿Qué ventajas e inconvenientes tienen cada uno de ellos? En las siguientes líneas analizaremos sus principales características para no caer en la confusión.

¿Cómo funcionan los escritorios remotos?

Las aplicaciones de escritorios remotos, como pueden ser TeamViewer o AnyDesk, te permiten conectarse a un ordenador desde otro ordenador a fin de controlarlo y gestionarlo.

Después de descargarte e instalarte en las aplicaciones correspondientes, y una vez se han aceptado los permisos mediante códigos de ID, la persona del escritorio controlador es capaz de interactuar con el escritorio controlado de manera remota, o sea, a distancia. Estas soluciones son muy útiles para resolver problemas informáticos y ofrecer todo tipo de asistencia de software sin tener que desplazarse ni tener que esperar a que venga el técnico a tu ubicación.

Sin embargo, estas aplicaciones de servicio remoto no sirven para trabajar con archivos o programas durante un largo período de tiempo, ya que el rendimiento de los dos ordenadores se ven afectados mientras la aplicación se ejecuta.

Por otra parte, su correcto funcionamiento depende también de la capacidad de hardware de ambos terminales. Dicho de otro modo, si algunas de las estaciones tienen poca RAM, un procesador antiguo o un sistema operativo casi obsoleto, será bastante complicado realizar una conexión a un escritorio remoto con ciertas garantías.

¿Cómo funcionan los escritorios virtuales?

Sin embargo, la conexión a escritorios virtuales es muy diferente y ofrece soluciones más dirigidas a aquellas compañías que tienen el teletrabajo como un sistema integrado en sus dinámicas laborales

Las plataformas de escritorio virtual, como el Windows Virtual Desktop de Microsoft Azure, son aplicaciones implementadas en la nube, o sea, que el usuario se conecta a un servidor externo y no a otro ordenador o terminal. De este modo, ni el hardware ni el software es algo que dependa de la compañía, hecho que puede significar un gran ahorro de tiempo (actualizaciones de programas, instalación de pluggins y otros complementos, etc.) y de dinero (reparación y substitución de piezas de hardware, compra de nuevos ordenadores, etc.).

Así, cuando el usuario se conecta, por ejemplo, al WVD de Azure, se está conectando a una máquina virtual alojada en un servidor con toda la capacidad tecnológica necesaria para ejecutar un Windows 10. Por esta razón, aunque el terminal que utiliza el usuario no disponga de un gran software o hardware, podrá trabajar perfectamente con todas las ventajas que ofrece Windows 10 y el paquete Microsoft 365.

Otra de las grandes ventajas de los escritorios virtuales es la posibilidad de conectarse a un servidor Azure con Windows 10 desde cualquier dispositivo y sistema operativo, ya sea vía web o vía aplicación. Esto elimina de raíz las posibles incompatibilidades Mac / Windows y aúna todo el esfuerzo laboral en una misma plataforma centralizada, por lo que los gastos de gestión y administración serán menores.

De este modo, si lo que buscas es una solución para tu oficina, que te ofrezca estabilidad y una garantía de acceso ilimitada a los archivos y a los programas que habitualmente utilizas, el escritorio virtual es, sin duda, tu mejor opción.

Si tienes dudas o necesitas aclaraciones al respeto, desde Atmosfera.net estaremos encantados de ayudarte.